Entrada Louro (Foto Galicious)

Restaurante Louro: un pedacito de Galicia en el corazón de Barcelona

En el corazón de La Rambla de Barcelona existe un exclusivo lugar dedicado a la gastronomía gallega, con una decoración exquisita y una gastronomía digna de ser descubierta: es el restaurante Louro, en el Centro Galego de Barcelona.

Mi vinculo con el Centro Galego se remonta a mi niñez. 

Como ya he contado en alguna ocasión , mis primeros 25 años transcurrieron en gran parte entre los muros de este espectacular edificio, formando parte del grupo de baile “Lonxe da Terra” y del grupo de gaitas. Tuve que abandonar cuando empecé a trabajar por incompatibilidad de horarios, pero siempre lo he sentido como parte de mi.

Recuerdo las reuniones en el antiguo bar del Centro, con mis compañeros, para cenar y tomar chupitos de aguardiente ( ¿será por eso que ahora lo aborrezco?) antes de irnos de fiesta..  Recuerdo la escalera que bajaba al lado de la actual barra, donde había dos pequeñas salas en las que a veces ensayábamos.. Seguro que si alguno de mis antiguos compañeros, Palmira, Tina, Marga, Mónica etc… lee estas lineas podría aportar un sinfin de anédcotas y buenos recuerdos.

Fue una etapa bonita, que sin duda en mi caso ayudó a convertirme en quien soy hoy en día.

Pero volvamos al Restaurante Louro.

Fue hace unos días cuando repetí visita al restaurante que había conocido ya hace unos años , al poco de ser reabierto tal como está ahora.

Me quedé tan ojiplática entonces como ahora, al ver el cambio que había experimentado el local. La última vez que había estado allí, antes de ser Louro,  había sido celebrando el CocidoDay. Qué lejos quedan aquellos años, bajo la batuta de super Manoel Carrete dirigiendo la sede de Barcelona.

Louro es otra cosa. Es como entrar en otra dimensión que nada tiene que ver con aquél viejo bar.

Basta con ver la puerta de acceso para saber que lo que vas a encontrar dentro no es un vulgar restaurante. Su entrada es preludio de la experiencia gastro visual que espera al comensal al cruzar la puerta.

A la entrada una pequeña sala , con la barra y ese magnífico tirador de Sargadelos para Estrella Galicia, una gran mesa, estanterias con libros , el techo.. Todo, hasta los platos de pulpo que decoran el techo, te encaminan al inicio del disfrute.

Además de este espacio, el restaurante Louro cuenta con otro dos, por los que merece darse un paseo hasta el final, porque son dignos de admirar. Un secreto: en el salón del fondo, hay un balconcito desde el que se ve la parte de atrás del Palau Guell, al que se accede a través de la calle Nou de la Rambla. La familia Guell tiene mucho que ver con la sede del Centro Galego, pero eso lo dejare para otra ocasión.

Tras el especio, la experiencia Louro sigue con la atención de su personal. Sublime. En las dos ocasiones en las que he estado, de 10. Muy atentos, amables. 

Y luego llega la experiencia gastronómica.

Aunque es un restaurante de comida gallega, y se refleja en su carta, hay que resaltar que su especialidad son los mariscos y arroces. Además, puedes degustar platos típicos como el pulpo a feira o los pimientos de Padrón , carnes , pescados y una breve pero deliciosa selección de postres. 

En nuestro caso, no pudimos resistirnos a pedir las deliciosas Croquetas de cocido gallego y las Tostas de sardina ahumadas, pan de Cea y queso do Cebreiro.Las recordábamos de la vez anterior y teniamos que repetir. De segundo, nos decantamos por un Solomillo de ternera gallega con patata canaria y emulsión de ajada y un Cochinillo con parmentier. Y de postre, Tarta de queso y Coulant de Ferrero Rocher. Para acompañar, como era un día especial ya que celebrábamos mi ITV de los 6 meses libre de cáncer, una botella de Ramón do Casar.  Por poner algún pero, nos faltó el pan para acompañar, pero es cierto que tampoco lo pedimos.

Aunque en la web hay fotos mucho más espectaculares, esta es una pequeña muestra de nuestros platos.

Como conclusión, 

Para mí Louro es un restaurante que no te esperas encontrar en Las Ramblas, donde ¿casi? toda la oferta gastronómica está enfocada al turista. Es una joya a descubrir que una vez que lo has hecho, anotas en tu lista de lugares a repetir.

Como he comentado, el restaurante está en las instalaciones del Centro Galego de Barcelona, pero funciona como un ente independiente. Es decir, no hace falta entrar en el Centro para acceder al restaurante.

Desde la calle, el acceso no es el más maravilloso. Ese antiguo portal entre el Tablao el Cordobés y la peletería Prieto no parece indicar que guarde nada especial en su interior. El espacio se divide en dos escaleras. La de la derecha, bien indicada por un cartel nuevo que no recordaba, es la que  lleva al Centro Galego y al Restaurante Louro. El acceso al Centro merece la pena disfrutarlo. Desde la típica decoración de las paredes, a la majestuosa escalera en sí, con el busto de mi tocayo Castelao anunciando la llegada a ese especial reducto de Galicia en Barcelona.

Si quieres disfrutar de un trocito de Galicia, en un lugar especial, con un producto de calidadcon a unos precios nada exagerados, este tu sitio. 

Eso si,  no está abierto todos los días, solo de jueves a domingo, por lo que te recomiendo que visites su web para consultar horarios y para reservar directamente.

¿Te animas a descubrirlo?

Restaurante Louro

Rambla de Capuchinos, 37, principal

08002 Barcelona

https://www.lourocgb.com/

¿Te ha gustado?¡Compártelo!
Mónica Castelao

Mónica Castelao

Necesito sentir para escribir. Me gusta escribir con el alma. Barcelonesa de nacimiento y gallega de sentimiento. Mis padres son los culpables de esta pasión por la tierra que los vio nacer. Y esa tierra, Galicia, es la que hace brotar mi particular forma de escribir. Profesora de Turismo y Marketing. Enamorada de Ribeira de Piquín.

Comentarios

Comentarios

Sobre la autora

Sobre la autora

Turismóloga reconvertida en Profesora de Turismo y Marketing | Bloguera | |Enamorada de Ribeira de Piquín | Fan de a-ha y de los gatos negros.