la-foto-19

Tarde de domingo en la aldea

Alguna vez he hablado de la morriña, esa llamada que la tierra me hace cuando salgo de Galicia de regreso a Barcelona. Hoy la tierra me dice que he vuelto a casa. Estoy en mi lugar. Esa es la sensación que me hechiza cuando llego a la aldea, a pesar de no haber nacido en ella. Puedo viajar a lugares fantásticos, lejanos, maravillosos… pero en ningún sitio me siento tan Galicious, tan feliz, como aquí.

Estoy sentada en el banco que hay en la puerta de casa . Este mismo banco en el que tantas veces se ha sentado toda la familia, los que están y los que ya nos dejaron. Ese banco que si hablara contaría las mil conversaciones vividas a lo largo de décadas y décadas…

Delante de mí, la fuente que nace en el prado frente a la casa y el rumor del aire en los árboles son mi banda sonora. Sólo veo montañas, árboles y un hórreo verde que una tía abuela paterna se empeñó en pintar de ese color….. y ahí sigue.

Podría quedarme aquí para siempre. Sé que alguna de las personas que me lean sabrán de lo que hablo….

Desde hace años los vecinos de Mestre ( que así se llama “mi” aldea ) se  sorprenden de que prefiera venir aquí de vacaciones antes que estar en cualquier otro sitio… ¿ hay algún sitio mejor ? Tal vez sea una nostálgica, pero no cambio por nada todos los veranos vividos con mis primos ( Eva, Félix, Maite y Estibaliz ) y con el resto de mi familia. Cuando era pequeña presumía en el cole al volver de verano de mis vivencias en la aldea. Los festivales de gaita y empanadas que hacíamos en casa ya de más mayores, o las escapadas nocturnas a la fiestas de pueblos vecinos ( y no tan vecinos ) aún nos dan tema de conversación hoy en día.

Me gusta venir aquí porque , por más que pasen los años, toda la aldea es como una gran familia para mí, y aunque por desgracia ya falte mucha gente, el abrazo, la sonrisa y la charla pausada y alegre siempre me reciben. Y el paisaje, aunque algunos caminos ya están invadidos por la maleza, su esencia sigue intacta.

Me voy a grabar esta tarde de domingo en la mente. Cuando esté de vuelta en casa, de regreso a la actividad frenética, recordaré este momento especial en Ribeira de Piquín, y sonreiré nostálgica.

Siempre Galicia.

¿Te ha gustado?¡Compártelo!
Compartir en twitter
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Compartir en print
Mónica Castelao

Mónica Castelao

Necesito sentir para escribir. Me gusta escribir con el alma. Barcelonesa de nacimiento y gallega de sentimiento. Mis padres son los culpables de esta pasión por la tierra que los vio nacer. Y esa tierra, Galicia, es la que hace brotar mi particular forma de escribir. Profesora de Turismo y Marketing. Enamorada de Ribeira de Piquín.

Comentarios

Comentarios

Sobre la autora

Sobre la autora

Turismóloga reconvertida en Profesora de Turismo y Marketing.Blogger. Fusco Fan