“Sabes escribir para no contar y decir……” (*)

Esta mañana un  trueno impresionante me ha hecho saltar de la cama. Diluvia. Se está acabando el mes de agosto; y lo que para muchos sería un motivo de tristeza, porque no es día de playa o porque las vacaciones llegan a su fin, para mí es una alegría y un motivo de inspiración… porque me encantan los días de lluvia y porque  la semana que viene me voy a Galicia. De vacaciones. Siempre a contracorriente.

Como siempre, tengo en mente unos cuantos sitios que visitar o que redescubrir. Como siempre, algunos se quedarán para otra vez, y otros no incluidos en mi lista mental serán descubiertos.

Lo que sí sé, es algo que haré seguro: pasaré unos días nutriéndome de energía en mis orígenes; en las dos pequeñas aldeas lucenses que vieron nacer a mis padres. En esos lugares donde encuentro la paz.

Energías necesarias después de semanas de duro e intenso trabajo. De días sin horarios. De reuniones sin fin.

Y este año sí que van a ser unas vacaciones diferentes. Por varios motivos personales, este año deseo que llegue ese viaje a Galicia, más que ningún otro.  Reencuentros ansiados: con la familia, con los amigos, con esas personas especiales a las que tanto quiero…

Y novedades para algunos, porque este año viajo con un pequeño ser que acaba de llegar a mi vida: Fusco, el gato negro que tantos años llevaba esperando, y que por fin me ha encontrado hace justo 15 días. No sé cómo se adaptará a Galicia. Si se enamorará como yo.  De momento duerme plácidamente a mi lado con esta música de fondo, que lleva días obsesionándome. Cada vez que la escucho me traslado mentalmente a un camino rodeado de frondosos árboles que apenas dejan ver la luz del día..¿ Se puede tener morriña antes de llegar a Galicia ?

Estoy deseando hacer la maleta y poner jerseys y chaquetas, porque por la noche refresca.  Unas bambas y tejanos, para pasear por la montaña y no llenarme las piernas de arañazos . Un bañador para perderme en un Hotel Spa ( ¡que acepte mascotas claro! ) .  Ordenador, tablet, cámaras… porque hay que trabajar… Pero, voy a estar en Galicia. Donde quiero estar. No quiero playas mediterráneas atestadas de gente, de turistas y sol todos los días. Quiero Galicia. Desde niña, no he encontrado aún ( y se que no lo haré ) un sitio mejor para irme de vacaciones.

Voy a disfrutar cada minuto que pase en esa tierra.

Quiero:

Coger el coche y perderme para descubrir sitios nuevos, sin mapas, sin preguntar a nadie, guiada por el instinto. Con buena música y mejor compañía.

Salir a andar y perder las horas sentada bajo un árbol.

Respirar el aire que viene desde la Sierra de Meira en la Aira de Capela de Mestre.

Sentir Galicia

Sentirme #Galicious.

(*) La frase que titula este post me la regaló no hace mucho una persona a la que admiro profundamente. Al principio me chocó, pero después de dejar fluir mis dedos sobre el teclado para escribir estas lineas… Creo que empiezo a entenderla. ¡Gracias 7!

2 comentarios en ““Sabes escribir para no contar y decir……” (*)”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies